El Amor es esa “Roma” a la que llegan todos los caminos.

Hay infinitos caminos que nos llevan a infinitas puertas que son las entradas a una única Verdad: AMOR. A veces lo confundimos con distintos sentimientos o experiencias que no son sino estas puertas al espacio en eterna expansión del Amor.

La mente intenta definirlo, catalogarlo, etiquetarlo e incluso comprenderlo o explicarlo ( sin ningún éxito, por cierto), por eso es tan importante localizar sus caminos. Todos son prácticas sencillas y profundas (el desapego, el trabajo creativo, la contemplación de la Realidad…). 

En esta Primavera que comienza me gustaría hablar de uno de esos sencillos y profundos caminos: La Apreciación.

Llegar a la Apreciación es tan sencillo como dirigir la atención a un detalle pequeño y encontrar su valor. No tiene porque ser a priori un valor trascendental, basta con que nos lleve a experimentar Aprecio,sabemos que estamos alado ese camino porque irremediablemente las comisuras de los labios se proyectan hacia el cielo, esta experiencia nos conduce a una grandiosa puerta al espacio del Amor: la Gratitud. Recréate en esta experiencia como quien observa un arco triunfal, una exuberante puerta al Paraíso, y eso que irrumpe y desborda tu corazón, tus sentidos y todo lo que eres es el Amor, indefinible, inclasificable, eterno, infinito,Real.

Yoneit M.

Escribir comentario

Comentarios: 0